Espacio silene

El lado que no conoces de las mascarillas faciales caseras

Es normal que tanto mujeres como hombres debemos tomar un tiempo para el cuidado del rostro, pues las mascarillas faciales caseras son un poderoso método para lograrlo, además, es muy importante saber hacer uso adecuado de ellas para no maltratar nuestra piel.

El avance de los años, la presencia de factores ambientales, la falta de una buena alimentación, el estrés y la ausencia de cuidados de la piel, aceleran la aparición de arrugas, ojeras y resequedad.

Aquí te mostraremos las ventajas que tienen para nuestra piel las mascarillas faciales caseras, lo fácil que es prepararlas, sus formas de uso y cuidados necesarios.

Y, si además de cuidar tu piel, te gusta estar en forma, puedes ver nuestras fajas deportivas que aceleran la sudoración y te hacen perder peso…

Empecemos por las ventajas de las mascarillas faciales

Desde la antigüedad, el uso de las mascarillas ha sido muy común para mantener el rostro libre de impurezas, puntos negros, toxinas, etc…, por ello, su elaboración con elementos naturales facilita todo el proceso de limpieza profunda.

Así pues, las mascarillas faciales separan las células muertas a través de la exfoliación de la piel y disminuyen su resequedad, hidratándola y manteniendo su luminosidad. Sin embargo, no todas las mascarillas cumplen la misma función, por lo cual es ideal primero tomar en cuenta tu tipo de piel antes que escoger cualquier tratamiento casero.

Principales tipos de mascarillas caseras

Existe una variedad de mascarillas caseras y cada una va a cumplir una función específica de acuerdo al tipo de piel, además, su forma de aplicación juega un papel importante para lograr que el producto penetre en las capas inferiores de la piel.

Las hay purificantes o iluminadoras que eliminan las impurezas e hidratan la piel reseca. También, hay unas que sirven para el control del exceso de grasa.

Mascarilla de fresa con miel (Todo tipo de piel)

Para hidratar la piel, puedes usar una mezcla en forma de pasta blanda con fresas trituradas (4 o 5), junto a 2 cucharadas de miel. Al tener la pasta preparada, la untas sobre la cara y a los 20 minutos la retiras con abundante agua. Verás su efecto limpiador y suavizante, casi como si tuvieras el rostro de un bebé.

Mascarilla de yogurt, avena y ralladura de naranja (Piel grasa)

Prepara una mezcla compuesta de 3 cucharadas de yogurt natural, 2 cucharadas de avena y 2 de ralladura de naranja, una vez obtenida te la colocas en la cara por 20 minutos y al limpiar con abundante agua, verás cómo elimina el exceso de brillo o grasa sobre el rostro.

Mascarilla de plátano, avena, miel y crema hidratante (Piel seca)

Para la piel seca puedes hacer una mezcla de plátano maduro, 4 cucharadas de avena y una de miel, con un toque de crema hidratante. Al tener una pasta homogénea y suave, aplícala durante 20 minutos y retírala con abundante agua fresca. Notarás la diferencia de textura y color de la piel.

Mascarilla de pepino, perejil y aceite de sésamo (Contra las manchas)

Combina medio pepino triturado con perejil y una cucharada de aceite de sésamo. Luego, debes aplicarla durante 15 minutos y al retirarla notarás que suavizará tu piel. Un punto importante es que la uses disciplinadamente 2 o 3 veces por semana para eliminar las manchas de sol o acné.

Entre los efectos adversos de las mascarillas caseras tenemos: irritación, alergias, hiperpigmentación, inflamación, resequedad e hipersensibilidad. Por lo cual, no deben tomarse a la ligera, aunque se usen productos comestibles.

El primer paso es saber cuál es tu tipo de piel y procurar usar alimentos neutros o no demasiado agresivos con la piel, como los mencionados antes.

Si te interesa el tema, empieza por conocer los pasos básicos para una rutina de skincare efectiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.