Espacio silene

Cuatro pasos básicos para usar una faja correctamente y aprovechar todos sus beneficios

Conocer los pasos básicos para usar una faja es sinónimo de una buena experiencia con la prenda, que te garantice conseguir resultados y que puedas aprovechar sus múltiples beneficios. 

Si tienes dudas, al terminar de leer este post, tendrás plena confianza para usar fajas colombianas.

Mitos comunes sobre el uso de las fajas

Existen 2 grandes razones que dan lugar a mitos sobre el uso de las fajas:

Desinformación a la hora de escoger la prenda más adecuada.

Productos de baja calidad que terminan por perjudicar antes de ayudar.

¿Las fajas son incómodas y su uso es poco recomendado?

Falso. Quizá ya has escuchado decir que las fajas son incómodas y perjudiciales para el cuerpo, cuando realmente se trata de una prenda muy beneficiosa, que debes saber elegir considerando la opinión de tu médico de cabecera, en caso de que exista alguna condición que te lo impida.

En muchos casos se practica el uso de la faja postoperatoria para enfermedades como la escoliosis, ya que implica un apoyo a la zona lumbar para aliviar molestias y ayudarte a mantener una postura erguida. Por esa razón, antes de confiar en los rumores que nacen de una mala experiencia, infórmate con personas que sepan del tema.

¿Son ideales sólo para mujeres gorditas y mayores?

Falso. Aunque se dice que son prendas exclusivas para mujeres con gorditos o mayores, en realidad las pueden usar chicas de todas las edades (posteriores a la etapa de desarrollo), contexturas e incluso hombres, como un refuerzo en la espalda que les proteja de hernias por levantamiento de peso o para hacer ejercicios.

En este artículo te cuento las ventajas de usar fajas deportivas en esos días del mes…

En otras palabras, la faja tiene múltiples usos, tanto estéticos como funcionales, pero también influye positivamente en la autoestima femenina, ya que nos ayuda a moldear la figura y tener una relación más amable con nuestro cuerpo, pues nos permite destacar nuestros mayores atributos.

Dicho esto, aquí van cuatro pasos básicos para usar una faja correctamente:

Para ponerte una faja short colombiana

  • Introduce los pies en la faja y verifica que las costuras de los lados queden ubicadas en los laterales de tus piernas.
  • Sube la faja acomodándola bien en la cadera.
  • Pon ambas cargaderas o tirantes y adáptalas a tu medida.
  • Ajusta los broches internos, sube el cierre de la faja y asegura el broche superior.

Para tu comodidad, cuando necesites ir al baño tienes a disposición una abertura perineal con o sin cierre. Si prefieres usar panty adicional, puedes hacerlo en la parte interna de la faja.

Para ponerte una cinturilla colombiana o tipo chaleco:

  • Empieza con un pequeño ensayo para que ubiques los lugares donde deben estar las varillas y la fila de broches.
  • Una vez sepas dónde van, inicia abrochando el extremo inferior (si es una faja de compresión alta, te ayudará meter un poco el abdomen)
  • Relaja tu cuerpo y sigue abrochando hasta llegar al extremo superior (con paciencia y calma)
  • Asegúrate de que las varillas queden exactamente a los lados, lo más cerca de las caderas y sube el cierre externo de la faja.

Para ponerte un short levanta cola:

  • Introduce ambas piernas en las aberturas del short
  • Trata de tocar la prenda con la yema de tus dedos, (no con las uñas porque puedes rasgar la tela)
  • Sube el short poco a poco hasta asegurarte de que los glúteos se ubiquen dentro de los huecos de la prenda.

Si sigues estos pasos y escoges la faja más adecuada según tus características, terminará siendo una pieza fundamental en tu closet, bien sea para el uso diario o para hacer ejercicios y acelerar la sudoración.

¿Qué debes saber si vas a usar faja por primera vez?

  • Saber tu talla es elemental: Conocer tus medidas es la clave para que la faja funcione como quieres. Si bien, se trata de una prenda que debe ir ajustada al cuerpo, también debes estar cómoda, así que nunca deberías escoger una talla menor a la que normalmente usas.
  • No esperes hasta el último minuto para probártela: Es normal que la primera vez que uses faja, sientas que quizá la prenda no se ajusta a tu cuerpo inmediatamente. Pero si es de tu talla, puedes tener seguridad de que sí lo hará, solo que se trata de un proceso.
  • Escoge un momento adecuado para usarla por primera vez: Esto quiere decir que, no deberías probarte la faja justo después de haber comido un súper banquete, o en un momento en que te sientas hinchada. Mejor hazlo en horas de la mañana, cuando tu cuerpo aún no ha retenido líquido y estás un poco más ligera.

¿Cómo usar la faja para reducir cintura?

Usar una faja para reducir cintura es sumamente efectivo, siempre y cuando lleves un estilo de vida saludable, que incluya buena alimentación y ejercicios frecuentes. De lo contrario, la faja sola no haría el trabajo.

Si te preguntas cómo usarla, primero debes escoger entre dos tipos de fajas colombianas: la de uso diario y la de uso deportivo. La primera está hecha con tela de alta compresión, llamada Powernet y recubierta con algodón internamente para que no talle en la piel. En cambio, la segunda, está hecha con látex, también de compresión alta, pero de uso deportivo ya que acelera la sudoración.

¿Cómo se pone una faja para hacer ejercicio?

Las fajas deportivas de látex pueden ser un tanto rígidas en un inicio, por lo que se recomienda un par de pruebas para lograr que el material se adapte a tu cuerpo, antes de usarlas para hacer ejercicios con total comodidad.

Al momento de ponértela, debes asegurarte de que las costuras laterales estén bien ubicadas en las caderas y así puedas abrocharla desde el extremo inferior. En este proceso lo más importante es que tengas paciencia y tu cuerpo esté relajado, de otra forma podrías llegar a pensar que la faja no es de tu talla.

¿Cómo se usa una faja post operatoria?

En el caso de la fajas postoperatorias o postquirúrgicas, es fundamental contar con la aprobación de tu médico tratante, de manera que la prenda te pueda facilitar la recuperación, bien sea por cirugías estéticas o por haber dado a luz recientemente.

En todo caso, la faja puede ser una gran aliada porque permite tener mayor seguridad a la hora de moverte en la recuperación, mejora la postura y da soporte lumbar.

Ahora que lo sabes, entra a nuestra tienda y descubre la variedad de fajas que tenemos para que te veas y te sientas bien…

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.